Naufragio de amor

cárcelLas olas del olvido me cubren de tristeza cuando recuerdo tu dolor, aquellos gritos de agonía de este lugar frió y solitario me dan mucho miedo pero resisto por ti.
Me siento como el invierno frió, lleno de sangre como los altares de los holocaustos, intentando ser fuerte y no dejarme controlar por mis pensamientos negativos, pero siento que me rindo, Mi príncipe de la armadura rota.
 Déjame morir, déjame sacrificar todo lo que siento por ti en una ofrenda a nuestra carne.
Deja que la densa niebla nos cubra y así hundirnos en el pasado, cuando tan solo éramos embriones sin tanto que sentir, la maldición nos persigue, haciéndonos esclavos de lo impuro y lo injusto en estas tinieblas llamada hogar.
Perversa sensación de los truenos que entran por mis barrotes, me hacen pensar si debo morir contigo o no, ¿qué debo hacer? sé que las noches son para siempre, soy estúpido en creer que tú y yo perduraremos como águilas en el cielo libres y sin temores.
Mí amado príncipe de armadura rota, te imploro que me dejes morir, no continúes en este calvario que tanto te agobia, déjame ir sabiendo que tú me amaste como ningún otro, y recibiré lo que tanto espero, la miserable muerte inmerecida.
Corre, grita mi príncipe porque yo estaré esperando por ti del otro lado. 
Déjame ir sabiendo que en cualquier momento nos volveremos a ver bajo la misma noche oscura y fría en la que te conocí.
La ultima decision del soldado prisionero, Escrito para su príncipe azul. 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s